martes, febrero 03, 2015

Rural y urbano

Los expertos y los políticos ven en lo rural el pasado de lo urbano.
Angelino Garzón vicepresidente de Colombia en el periodo 2010 - 2014 quien ademas fue sindicalista, dirigente de la Unión Patriótica, ministro de trabajo y gobernador del Valle del Cauca es un personaje nacional que está en el corazón de mucha gente y pareciera  que él quiere devolver ese favor con actos y palabras.

Una palabra del doctor Angelino "rural y urbano" se volvió un eslogan que lo acompaña en sus intervenciones publicas a tal punto que es un "cliché" que utilizan sus imitadores en los programas de humor de la radio. Mientras que en los discursos de la Senadora destituida Piedad Córdoba es indispensable el saludo a "las colombinas y colombianos" que me trae a la memoria el saludo de los presentadores de lucha libre en Estados Unidos "ladies and gentlemen". Esta frase, tema de este texto, con el que comienza sus discursos el otrora vicepresidente para saludar a los colombianos dividiéndolos en dos grupos, los que viven en las ciudades y los que viven en el campo.


Una de las principales diferencias es que en las ciudades faltan arboles y en el campo sobran. Luego de eso en las ciudades existe una urgencia agónica de reglamentar todo: desde el lado correcto para caminar en las calles hasta los lugares en que debe cagar un perro.

En el pueblo en que vivieron mis abuelos hasta la hora de la muerte, la gente no cerraba las casas y se sentaban al lado de la puerta para saludar a los transeúntes cualquier día de la semana. Los niños, no importa la edad, desde que ya caminaran recorrían el pueblo a sus anchas y muchos de sus más antiguos habitantes se precian de recorrer de pequeños kilómetros diariamente para ir a estudiar o hacer la misma travesía con la familia completa con sus mejores galas para ir a misa.

En este punto es indispensable expresar que mi ejercicio de realizar una comparación entre lo rural y lo urbano es una atrofiada tarea que se desvanece en la retorica de los expertos y de los políticos que no ven en lo rural mas que el pasado de lo urbano. Dos épocas en el tiempo que se entrelazan en una misma realidad donde se desprecia la sensillez y honradez del campesino y se idolatra las triquiñuelas del "abogaducho" o del economista "maromero". Vemos con desgano que es una ley no escrita pero promulgada a gritos que se trate con los parámetros de las ciudades a las comunidades del campo sin importar sus deficiencias en seguridad, en acueducto y salud. Además tengamos que aceptar que, aunque en muchas regiones no falte la comida y vivan a sus anchas en sus pequeñas casas con numerosas familias, se les tilde de pobres.








No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recuerda que es importante el respeto, te agradecemos tus ideas y comentarios.

Seguir por Email

Historias y cuentos

iNuestro

Archivo del Blog

Cuento: Vicio

URRBEL EN TU CASA

Audio